LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 


-SORIA. MONASTERIO DE SAN JUAN DE DUERO -



UTM 30T 545510 4624286 1009 m.


(SORIA)


Seleccionar destino y pulsar "VER"


1SAN JUAN DE DURO. MÁS ALLÁ DEL RIO: SORIA.

San Juan de Duero en Soria es otro de los lugares que "necesitaba ver" a través de mis seis sentidos (Los cinco naturales, mas el añadido a través del visor de mi réflex). Las imágenes vistas en papel y a través de internet me gritaban que es un lugar especial.

Esa mezcla aparentemente sin sentido de formas e ideas plasmadas en la manera de volar los arcos en el maravilloso claustro hay que verla, sentirla, tocarla, escucharla, saborearla y guardar su magia en imágenes para compartir con quienes sepan apreciar su verdadera dimensión.

No puedo en este punto sino recordar las precisas palabras de Aurelio Bierge, en su delicioso prólogo a la guía de viaje sobre Ordesa, de 1955:

...Porque detrás de cualquier río, moran las hadas; y en el locutorio del pinar, hacen sus confidencias los gnomos; y silvanos, ninfas, duendes, silfos, mauros, arpías, trasgos, pigmeos, salamandras, ondinas y larvas, están allí, fluctuando en las fronteras de lo imponderable, y será viaje perdido si, alguna vez , siquiera sea un instante, no percibes, más allá de tu sudor y de tu esfuerzo, sus erráticas presencias y sus sutiles vibraciones...

2TEMPLO Y CLAUSTRO DESDE EL SURESTE3DETALLE DEL TEMPLO

Veinticuatro de Agosto de 2005 (A.D.). "Aun quedan días de verano". Madrugo y marcho "Camino Soria". Ese juego de palabras son letras de canciones que me acompañan, junto a gregoriano de los monjes de Silos en mi camino. Veo la silueta del Moncayo "desde el otro lado" y se me hace extraña. Es la extremadura castellana. Y en llegando a Soria, antes de cruzar el Duero en su orilla izquierda nos espera paciente y silencioso -casi tanto como el cercano río- lo que queda de este monasterio de los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén. Fue Alfonso I "El Batallador" quien en 1134 cedió a esta Orden los territorios en que asienta el templo y las cuatro crujías de su claustro. Monasterio situado lejos del centro urbano, al otro lado del río, en retiro y sosiego a la vera del camino, para cumplir con el motivo con que lo erigieron los Hospitalarios: dar apoyo a los peregrinos.

Primero se edificó el templo, ya avanzado el XII. Mas tarde, en el primer tercio del XIII, se erige de una sola vez su claustro adosado al lado sur de la iglesia.

4HASTIAL DE PONIENTE5VISTA AÉREA DEL SIGPAC6PUERTA DE ACCESO EN EL MURO SUR

El templo se halla orientado canónicamente, un poco desviado a nordeste como se aprecia en la imagen aérea del Ministerio de Agricultura (Imagen 5). Según datos obtenidos de esas mismas fuentes (Sig Pac) el templo mide 32 m de largo por 10 de ancho. 21 son aproximadamente los que alcanza cada una de las crujías conformando un espacio de 570 metros cuadrados del total de los 1.300 que abarca todo el conjunto.

En la actualidad el templo forma parte del recinto casi-amurallado en que se halla el claustro. Al exterior, el muro de poniente se continúa con el muro de mampostería paralelo al Duero. En dicho hastial podemos apreciar la forma edificativa a base de mampuesto, con orificios del encofrado que permitió su hechura. La piedra sillar solo se emplea en los lugares sensibles del edificio como son los encuentros entre muros. También en la espadaña, que tímidamente se alza a poniente con dos huérfanos vanos de campana (Imagen 4).

El resto del templo es de la misma hechura. Solo vamos a ver paramento de sillares en el interior de su cabecera, en la bóveda de ábside y presbiterio así como en los templetes erigidos en su interior. Ambas estructuras son posteriores en el tiempo a los muros de la iglesia, y probablemente sean contemporáneas de la edificación del claustro. La puerta de acceso abre a mitad del muro sur ligeramente adelantada al muro. Es de medio punto dovelado y se adorna con dos arquivoltas abocinadas. Hay imposta corrida sin ninguna ornamentación (Imagen 6). En el mismo muro, más hacia la cabecera hay un segundo vano apuntado y cegado.

7CABECERA DEL TEMPLO DESDE DELANTE DE LA CRUJÍA ESTE.

La cabecera del templo se compone de amplio presbiterio y cilindro absidal, bien señalados al exterior, y un poco menos elevados que la nave (Imagen 7). Del lado sur del presbiterio arranca oblicuo -siguiendo el perfil de las crujías del claustro- un muro perimetral también de mampuesto en el que hay algún vano cegado y restos de arcosolios. En su inicio, un vano apuntado en piedra sillar con una arquivolta, da paso a un pequeño espacio triangular por delante del ábside (Imagen 7).


 

Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas