LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 

-SANTO DOMINGO DE SILOS-



UTM 30T 465381 4645837 1005 m


Santo Domingo de Silos se sitúa a unos cincuenta kilómetros al sureste de Burgos. El tramo final de la carretera que hasta aquí me ha conducido está salpicada de curvas y grandes masas rocosas laterales que adoptan formas fantásticas, como presagiando el lugar al que nos dirigimos. El rio Mataviejas, tan inquietante en su nombre como sus consecutivas hoces, nos acompaña hasta el pequeño valle burgalés de Tabladillo

Silos es un pueblo surgido al abrigo del gran monasterio que lamentablemente fue "adecuado hacia la modernidad" privándonos de su iglesia románica e invirtiendo la orientación litúrgica del templo actual. Al este se ha creado un “contra ábside” quizá para señalar dónde estuvo el original. Queda el magnífico claustro de doble planta, la portada de acceso al templo a través del brazo sur del crucero. Y tras ella su absidiolo más meridional convenientemente enmascarado pero reconocible gracias a su bóveda de cuarto de esfera y a la moldura que lo enmarcaba -seguramente ajedrezada- repicada a ras de muro. También el elevado ventanal sur del crucero finamente decorado con columnillas y capiteles.

El claustro transmite arte y paz. Y es una estructura viva en la que además de arte (¡que vaya si lo tiene!),es lugar donde meditan y rezan los miembros de la comunidad benedictina. El sol cae iluminando el ala este. Y tras el oficio de completas agradeciendo el haber disfrutado de un día más, se apagan las luces del templo mientras los monjes elevan sus oraciones por medio del canto gregoriano. Después solo queda la que ilumina la gran escultura de Cristo en la cruz. Comunidad y visitantes salimos en silencio. En el gran silencio que se romperá al alba del día siguiente, Dios mediante.

(Hospedería de Santo Domingo. Habitación 109 de "San Lesmes". 23 h del día 12-6-2007 )

1PANORÁMICA DE SILOS DESDE EL SUR

La comunidad monástica debe de estar ya instalada en este lugar donde hay "manantial de aguas perennes" desde mediado el siglo X puesto que hay constancia documental de la presencia de un abad llamado Placencio en época del conde Fernán González. De este momento data asimismo el precioso códice que contiene el "Comentario a la Regla de San Benito". Arrasado por Almanzor en el XI, resugirá con la llegada de Santo Domingo en 1041. Monje nacido hacia el temido año del milenio completo en la localidad riojana de Cañas. Fue maestro de los niños en San Millán de la Cogolla y prior de la casa de Santa María en Cañas. Fue desterrado por oponerse al intento de apropiación de García, rey de Navarra e hijo de Sancho III el Mayor. Ya en Castilla, el rey Fernando le encomienda revitalizar el arruinado monasterio de San Sebastián de Silos, tarea que llevó a cabo con evidente éxito. Murió el 20 de diciembre del año 1073 y su cuerpo fue enterrado en el ala norte del claustro. Santificado en 1080 fue trasladado a Burgos. Por su milagrosa intercesión fueron liberados numerosos cautivos en tierras de moros que en agradecimiento trajeron sus grilletes al monasterio.

Alfonso VI concedió en 1185 carta puebla al abad de Silos permitiendo la constitución de la Villa de Santo Domingo de Silos ubicada al lado norte del monasterio, y circundada por muralla. En 1751 la iglesia románica ya se había derribado para edificar otra neoclásica por el arquitecto Ventura Rodríguez, que la concluye en 1792. Esta decisión se debió en tiempos de abad ilustrado P. Baltasar Díaz. La desamortización de 1835 suspendió la actividad monástica hasta que el 18 de diciembre de 1880 llegó una nueva comunidad de monjes procedentes de la abadía de San Martín de Ligugé, cercana a Poitiers atraídos por el halo de santidad de Domingo y también por la belleza del claustro que milagrosamente se mantenía intacto. Esta de nuevo pujante abadía de Silos, ha conseguido abrir nuevas casas: San Frutos de Duratón (en el XI), San Martín de Madrid, San Benito de Sevilla, Huete (Cuenca), Sopetrán (Guadalajara), Santa María de Duero (Valladolid), implantándose en Méjico y Argentina y abriendo fundaciones en Madrid, Estíbaliz, Leyre y el Valle de los Caídos.

(Datos estractados de "Real Abadía de Silos". Clemente Serna y Raúl Fernández. Editur 2002)

2CARRETERA DE ACCESO AL VALLE DE TABLADILLO3HOCES DEL RÍO MATAVIEJAS4MONASTERIO DESDE EL SUR

Saliendo del recinto amurallado hacia el sur por el arco de San Juan (Imagen 6) y siguiendo el Vía Crucis, se llega a la ermita del camino de aspecto neorrománico, lugar desde el que las vistas de Silos son magníficas (Imagen de cabecera e imágenes 4 y 5). Entre el monasterio y el arco de San Juan hallamos el mencionado manantial de aguas perennes que alimenta el lavadero y vemos salir del recinto, cabrilleando sus aguas junto al referido arco (Imágenes 6 y 7).

56ARCO DE SAN JUAN7AGUA JUNTO AL ARCO DE SAN JUAN

En lo personal, tras haber recorrido la obra del Maestro de Agüero-San Juan de la Peña, fundamentalmente en la zona de las Cinco Villas y parte de la escultura de Soria, cargada de antecedentes teriomorfos de la misma, necesitaba ya sentir, contemplar, tocar y fotografiar Silos. Porque es esta la otra fuente peremne del influjo escultórico que nos llegó hasta Aragón a caballo de los siglos XII y XIII. Arte Soriano-Silense. Y la mejor forma de hacerlo entendí que era pasar unos días dentro del monasterio, conociendo este importante referente a la vez que sintiendo esa otra faceta del arte que en la mayor parte de los lugares no nos es dado sentir: la vida monástica y su liturgia, inherentes e inseparables de lo artístico si se quieren comprender su función y los motivos que llevaron a desarrollarla.

8ESTRUCTURA NEOCLÁSICA EN L LUGAR DE LA ANTIGUA CABECERA9ACCESO A LA HOSPEDERÍA MONÁSTICA10ARCO DE ACCESO A LA HOSPEDERÍA11PORTADA DE LA HOSPEDERÍA

Admitido y acogido por la comunidad, disfruté como huésped del privilegio de disponer de llave maestra para acceder libremente al claustro, a la iglesia y a las zonas del monasterio no reservadas a la clausura. Las primeras luces del día en el claustro son una delicia. En las sucesivas páginas de este documento comparto con todos vosotros algunas de las muchas imágenes tomadas en estos días de paréntesis en mi rutina diaria.

Disfrutadlas.

11CARTA DE ACTIVIDADES MONÁSTICAS


 

 

Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas