LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Fotos Diversas | Libro de Visitas | Inicio |

 

-ARMENTIA: BASÍLICA DE SAN PRUDENCIO-



UTM 30T 524462 4742538 520 m

(ÁLAVA)

VER MAPA INTERACTIVO


La localidad de Armentía se halla a escasos tres kilómetros al suroeste de Vitoria, aunque en realidad el crecimiento urbanístico de ésta la ha integrado en su periferia. La zona, con aspecto de barrio residencial abunda en campas y espacios abiertos. En una de ellas se sitúa la basílica de San Prudencio, patrón de Álava desde mediado el siglo XVII (Ver foto aérea tomada del Sig-Pac).

Por este lugar transcurrió la vía romana que unía Astorga con Burdeos, existiendo un pequeño poblado romano, que ha dado restos en las excavaciones efectuadas en el templo y sus alrededores. Aquí nació San Prudencio, en el siglo VII, santo de gran influencia en época visigoda que fue obispo de Tarazona. Probablemente su santidad influyó en el hecho de que este lugar fuera la primera sede episcopal ya en el siglo IX de lo que hoy es territorio vascongado. Esta sede se mantuvo hasta 1087, en que fue trasladada a Calahorra manteniéndose esta como colegiata, hasta que sus canónigos se trasladaron en 1498 a Santa María de Vitoria.

El templo románico, del que hoy podemos admirar buena parte de su fábrica y decoración, se erigió a mediados del siglo XII con influencias de los monasterios de San Millán de la Cogolla, Leyre y San Juan de la Peña.

Vitoria fue fundada en 1181 por Sancho de Navarra y posteriormente conquistada por el monarca castellano Alfonso VIII

VISTA SUR DEL TEMPLO CON SU ÁBSIDE

Recientes prospecciones arqueológicas han puesto de manifiesto, además de los antecedentes romanos ya citados, la existencia de una necrópolis medieval en la periferia del templo y sobre todo un hecho excepcional, como es la demostración de la existencia en torno al templo de una "sacraria" o "sagrera", construcción consistente en un foso perimetral, en este caso de 3,45 de anchura por 1,5 m de profundidad y que confería al templo su carácter de sagrado e inviolable. Documentados en Francia así como en Cataluña, es excepcional su presencia en el resto del territorio nacional. Se amortizó su uso a mediados del XII, coincidiendo con la edificación de la basílica.

El templo en principio se dedicó a San Andrés, siendo posterior su advocación a San Prudencio. Las importantes obras de reforma llevadas a cabo en el siglo XVIII desvirtuaron de modo notable la estructura del templo románico. A pesar de ello se puede rastrear bien su forma original, así como admirar su escultura, aunque se halle recolocada.

1VISTA SURESTE DEL TEMPLO2DETALLE DE LA CABECERA3CILINDRO ABSIDAL

En origen el templo fue de nave única, planta de cruz a base de nave transepto, amplio presbiterio y ábside semicircular orientado. Todo ello edificado en buena piedra sillar bien escuadrada y ajustada. Sus dimensiones, a juzgar por la actual planta fueron de 33 x 24 metros (anchura de la nave crucero).

Ábside, brazos del crucero y cimborrio son fácilmente identificables desde el exterior. Tras el brazo sur del transepto se añadió en el XVIII una galería de cinco arcadas a la que abre la actual portada, separada por tabique de las otras cuatro tras las que se recolocaron las mejores esculturas dela basílica. Los canecillos del templo, maravillosamente trabajados, se recolocaron en interminable hilera a lo largo de todo el alero sur de la actual edificación.

Son tan bellos, que se han tomado como modelo, tanto que cuando uno visita el cercano monasterio de Estíbaliz los halla profusamente replicados bajo los aleros de todo el conjunto moderno.

Lugar bello y relajante gracias a su entorno de campas, que en la festividad de su patrón (28 de abril) se llena de jolgorio, y gentes que acuden a comer caracoles y perrochicos al modo tradicional (con chubasquero, pues al santo le dicen "meón" por lo lluvioso de la época en que se celebra)

MURO SUR DEL ACTUAL EDIFICIO, CON LA GALERÍA AÑADIDA

El cilindro absidal se divide en tres lienzos por medio de dos columnas adosadas que se alzan desde basas áticas sobre plintos adosados al zócalo alcanzando la cornisa a la que contribuyen a sustentar por medio de capiteles de sencilla hechura vegetal. Hacia la mitad de su altura corre una imposta ajedrezada desde el nivel de la cual se alza un vano centrando cada uno de sus lienzos. Son vanos aspillerados, muy alargados, y adornados por arquivolta apeada en capiteles historiados, columnillas y basas áticas. El medio punto del vano a ras del lienzo, también se decoró con arquivolta que forma parte del lienzo exterior y se decora con sencillos motivos incisos en el lado sur. Canecillos simples sustentan la cornisa.

4DETALLE DEL CILINDRO ABSIDAL

Los capiteles que decoran los vanos absidales son de tosca hechura, tanto los que bajo estas líneas veremos -exteriores- como los que más adelante veremos al interior. Son obra de un primer maestro o taller que trabajó en el inicio de este templo

5CAPITELES EXTERIORES DEL ÁBSIDE6CAPITELES EXTERIORES DEL ÁBSIDE7CAPITELES EXTERIORES DEL ÁBSIDE

Comenzando por el lado sur, el primero de los capiteles (imagen 5) muestra en la esquina a una persona flanqueada por demonio y león a la que otro demonio muerde la cabeza. Al otro lado (imagen 6) lo que parece una cabeza de ave en la esquina, mientras que el resto de la cesta se halla erizado de pequeños pitones jaqueses.

En la ventana central, (Imagen 7) un niño y dos adultos, el de la esquina con largas barbas, que sujeta a lo que parece un león por medio de correa. Son figuras extremadamente toscas en su hechura.

8CAPITELES EXTERIORES DEL ÁBSIDE9CAPITELES EXTERIORES DEL ÁBSIDE10CAPITELES EXTERIORES DEL ÁBSIDE11CAPITELES EXTERIORES DEL ÁBSIDE

Frente al capitel anterior (imágenes 8 y 9) hallamos otro, que dentro de su rudeza de talla está mejor resuelto: hay un caballero en el lado interno de la cesta extendiendo el brazo izquierdo para tomar un pez que hay al otro lado de la cesta, sobre un grifo. Por encima del brazo del caballero, hay lo que parece un cordero. Simbología de contraposición del bien y el mal, con el caballero defensor y los símbolos del cristianismo (pez y cordero) frete al mal representado en el grifo.

En el ventanal norte hallamos (imagen 10) una extraña composición en la que a pesar de su rudeza parece apreciarse a una figura desnuda mostrando el trasero y a su lado otra casi oculta por lo que parece una desproporcionada vulva (?) que se repite por dos veces en la cara interna del capitel, ya sin motivo humano y decoradas con dentados. Quizá la lujuria.

Frente al anterior (Imagen 11) otra extraña composición.En este caso un hombre que mesa sus barbas en el ángulo, con una rama en su mano derecha, flanqueado por dos mujeres. La de nuestra derecha alza su mano izquierda y posa la derecha sobre su vientre. La de nuestra izquierda con un evidente embarazo. La temática me evoca la existente en el arco triunfal de la iglesia oscense de Chibluco en donde una escena semejante se interpreta como de adulterio.

12

Los canecillos del templo, recolocados a lo largo de la fachada sur son de una ejecución impecable. Algunos de ellos de belleza clásica. Obra del segundo escultor que trabajó en el templo. Nada que ver con la rudeza de lo visto en el ábside. Algunos de ellos los muestro en el "carrusel" superior.


 

Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas