LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 

-SAN JAIME DE QUERALBS-



UTM 31T 430985 4689125 1220 m.

(GERONA)

VER MAPA INTERACTIVO


En el Pirineo gerundense, comarca del Ripollés y a medio camino entre Ribes de Fresser y el Santuario de Nuria, se encuentra colgado en las montañas el pueblecito de Queralbs a 1236 m de altitud

La iglesia fue consagrada el día 30 de julio del año 978 bajo la advocación de Sant Jaume (Jaime) de Queralbs , y dos siglos más tarde fue reedificada, coincidiendo con el aumento de la población de la zona.

Por sus características se puede datar en el siglo XII, fruto de la reedificación sobre la iglesia primitiva.

El edificio de una sola nave, está cubierto por una bóveda de cañón ligeramente apuntada y acabada con un ábside semicircular, puesto que la anterior quedó estropeada por los terremotos de 1427 y 1428. Posteriormente se edificó el campanario de planta cuadrada, la sacristía y se alargó la nave. También se agregaron dos capillas laterales que forman un pequeño crucero.

El elemento más interesante de la iglesia es el pórtico, que cubre la pared de mediodía, formado por seis arcos sostenidos adovelados de medio punto, que descansan sobre cinco columnas, constituyendo uno de los mejores y bien conservados ejemplares de pórtico del románico catalán. Las columnas son de mármol con vetas de azul y blanco mientras que los capiteles y las arcadas son de piedra calcárea compacta. En los capiteles se observan figuras humanas, de animales y fantásticas, que tienen una clara influencia de la escuela escultórica del Rosellón.

La puerta de entrada, lateral, está enmarcada por baldosas sin ninguna ornamentación, hay que destacar, sin embargo, sus batientes de madera, que conservan restos de la forja original.

Los techos del templo y del ábside están cubiertos por pizarra, tradicional en casi todos los edificios del Pirineo.

No muy lejos de allí, se encuentra el santuario de la Virgen de Nuria, de profunda devoción entre los montañeros y las gentes del lugar.

Nuria, etimológicamente significa “lugar entre las colinas, luminosa”. Viene de la lengua vasca y árabe.

Según cuenta la leyenda, San Gil esculpió la primera imagen de la Virgen a principios del s.VIII.

En el año 1079, Amadeo de Dalmacia y los pastores descubren la llamada Cueva de San Gil con la imagen de madera de la Virgen, la cual supuestamente es la imagen actual.

Es una talla datada entre el siglo XII o siglo XIII , en madera de estilo románico . De rasgos primitivos, conserva aún su policromía perfectamente conservada. La Virgen tiene al Niño sentado sobre su rodilla izquierda. Este tiene una de sus manos levantadas en señal de bendición. Tanto María como el Niño visten manto y túnica.

También se dice que dicha imagen fue encontrada junto con una olla, una campana y una cruz, escondidas por el propio San Gil, hoy símbolos de Nuria y expuestas desde el siglo XV, junto a la estancia, donde se venera la imagen de la Virgen. Se les atribuyen virtudes milagrosas, así, tocando la campana y poniendo la cabeza dentro de la olla, se concede la gracia de la fecundidad, cesan tempestades y borrascas y constituye un remedio para el dolor de cabeza.

COMO LLEGAR:

Desde Barcelona, llegar a Ripoll por la autovía 152 Granollers-Vic-Ripoll.

En Ripoll hay una rotonda donde se indica Ribes de Fresser. Llegados a este pueblo, se puede ir a Queralbs en coche, por una carretera secundaria en muy buen estado.

Al Santuario de Nuria sólo se accede por el tren cremallera y a pie. Las estaciones están en Ribes y Queralbs, pero si se quiere visitar este último pueblo, lo mejor es subir a él con el coche, dejarlo en un parking que hay junto a la estación y desde allí, coger el cremallera, muy bien equipado, que te conduce al Santuario en 20 minutos, por un delicioso trayecto de alta montaña, que jamás se olvida. Durante el viaje se pueden ver cascadas, puentes y admirar la vegetación y las panorámicas pirenaicas.

El trayecto a pie es una verdadera maravilla. Habitualmente la gente escoge subir en el tren y bajar andando. La subida es de 3,30 horas y la bajada de unas 2,30 horas aproximadamente. Si ya el trayecto en el cremallera es espectacular, la marcha a pie es indescriptible, ya que se goza mucho más de las vistas, y te permite tomar fotografías y admirar todo el entorno a tu libre albedrío.

Montañeros: Desde el Santuario hay diversas cimas y travesías, para satisfacer plenamente el espíritu andarín y aventurero. Vale la pena, os lo aseguro. La combinación entre las diversas iglesias románicas del valle de Ribes y la interminable opción para recorrer senderos y subir montañas, asegura que la estancia en este lugar, os dejará satisfechos tanto cultural como espiritualmente.

 

(Fotografías y texto: Marta Mª Moltó

Diseño y mantenimiento web: "romanicoaragones.com")


Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas