LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Fotos Diversas | Inicio |

 


-CAPELLA - ERMITA DE SAN MARTÍN DE LA SIERRA-



UTM 31T 284940 4673003 736 m

Descargar track GPS "Capella-Ermita de San Martín" (*.plt)

(RIBAGORZA)

Ver mapa interactivo de la zona


Desde mi primera visita en 2005 a este escondido y bello lugar han transcurrido once años. Volví por que me llegó información de que se había excavado la cercana ermita de Santa Eulalia, que documenté y ofrecí hace un par de semanas. Entonces con el teleobjetivo pude lograr imágenes de conjunto de este lugar a través de las que me di cuenta de la importante actuación que sobre el mismo se había llevado a cabo. El calor de este verano de 2016 y mi falta de forma hicieron razonable que dejase para una segunda excursión la visita a San Martín, la cual llevé a cabo el 9 de septiembre. El enclave ha sido desbrozado y excavado a conciencia de tal modo que nada tiene que ver lo que en mi primera visita pude contemplar con lo que ahora está a la vista. Por esa razón he decidido mantener la información antigua (con el añadido de alguna imagen que añadí de las tomadas a distancia) y a continuación, al final de la misma ofrezco una visión novedosa del lugar tras mi visita.

Antes de comenzar mi descripción deseo hacer dos comentarios previos. En primer lugar mi opinión acerca de que el enclave es de mucha mayor trascendencia de la que hasta ahora se le ha otorgado. Creo que estamos ante una fortificación del primer tercio del siglo XI sobre la cual, en un momento posterior acaso de finales del XI se alzó una iglesia románica adaptándola a la estructura existente y aprovechando algunas de sus estructuras. Junto a ello, la que se define como "pila benditera" creo que es un pie de altar hispanovisigodo con un amplio reconditorio semioval lo cual nos llevaría a un momento próximo al siglo X, en paralelismo con el tiempo en que se consagró la iglesia inferior de san Juan de la Peña, monasterio con el que comparte muchas de sus motivaciones y características.

En segundo lugar deseo manifestar mi asombro por la información que se me ha transmitido acerca de que esta "restauración" puede haber sido obra de una sola persona a la cual, reconociéndole su buena intención y el embellecimiento estético de cara a la fotografía y a la recogida de información actual de cara a sacar conclusiones preliminares, he de reprochar -si es que ha sido así- la destrucción de niveles arqueológicos conteniendo información de más de 2 metros de potencia en algunas zonas del yacimiento.

La ermita semirrupestre de San Martín de la Sierra se sitúa en la orilla izquierda del río Isábena en la vertical de la localidad de Capella, a unos dos kilómetros al sur del caserío. La visité por primera vez el 21 de Enero de 2005. Volví al lugar el 1 de septiembre de 2016 para documentar las ruinas excavadas de la cercana ermita de Santa Eulalia y a esta fecha corresponden las imágenes generales en las que se advierte la limpieza general en lo tocante a vegetación y el intenso desescombro a que ha sido sometida. Desde su bien protegida situación, las vistas hacia la confluencia de los ríos Ésera e Isábena son magníficas. Podemos ver la población de Capella en primer plano con el Pirineo al fondo, Graus, Portaespana, el castillo de Perarrúa... En fin que el lugar es sin lugar a dudas de un gran valor estratégico.

Para acceder a la ermita, hay que cruzar el Isábena por un puente aguas abajo del bello puente medieval. Poco antes de llegar al mismo hay que tomar un desvío a nuestra derecha y luego continuar en dirección sur todo el tiempo por pista en buenas condiciones para 4x4 hasta poco más allá de un depósito de agua que queda a nuestra izquierda. Unos 50 m antes de que la pista muera en unas almendreras, dejaremos el coche en una pequeña explanada en la que cruza gruesa manguera de conducción de agua a la edificación descrita. Caminamos por la pista, y al poco, un mojón de piedras, nos indica que hay que comenzar a andar hacia el sur, cruzando el pequeño barranco de la Heredad, que se halla seco. En mi visita de 2016 he de reseñar que la ruta está muy bien indicada, tanto por postes con carteles indicativos como por mojones de piedras que señalan la ruta buena. Una referencia visual es la extraña forma a base de tres proas consecutivas que parecen adelantarse al macizo rocoso. Nuestro destio está un poco a la derecha de esas formaciones, en la base del cortado.

1VISTA DESDE EL NORESTE2CORRALES BAJO LA PEÑA. AL FONDO, EL TEMPLO

La senda zigzaguea en ascenso durante unos 800 m rodeando por el este un pequeño tozalito existente por delante del impresionante paredón de conglomerado bajo el que se halla la ermita. El track de cabecera puede ser de utilidad (en el último tramo, ya con la ermita a la vista, el propio paredón hace "sombra" e impide la entrada de la señal). De todas formas, si se está atento a los mojones de piedras amontonadas no hay problema en llegar. En mi última visita me fue de gran ayuda que el recorrido se haya señalizado con postes direccionales. Por el camino no es difícil encontrar algún fósil atestiguando que aquí hubo mar en tiempo remoto. Senda fácil si se siguen los mojones y no nos acercamos en exceso a la pared caliza que cobija a la ermita, pues de hacerlo hay que pelear un buen rato con zarzas y bojes para volver al buen camino (así me ocurrió a la ida en mi primera visita).

3ÁBSIDE CAMUFLADO POR LA VEGETACIÓN4CILINDRO ABSIDIAL

La ermita ocupa una pequeña meseta conocida como "Santa Eulalia" ocupándola casi por completo. Se mimetiza perfectamente con el entorno sobre todo por la vegetación que crece sobre y alrededor de ella. Al este de la cabecera, hay un muro de sillarejo centrado por vano de medio punto al que se atribuye función de consolidación de la plataforma. Sin embargo la perfecta alineación de los sillarejos y la hechura del medio punto con lajas alargadas del mismo estilo que lo visto en las criptas de Muro de Roda, me hacen suponer mayor antigüedad y función de muralla defensiva (Imágenes 1 y 4a). Esta misma fábrica de sillarejo se repite en el arranque de lo que resta del ángulo noroeste del templo (Imagen 5) y en la parte exterior del muro norte del templo, incluido el medio punto al exterior del ventanal de la imagen 8.

4a5ÁNGULO NOROESTE DEL TEMPLO. EDIFICADO EN SILLAREJO

A diferencia de lo dicho, lo que resta del templo se edificó con sillares muy bien escuadrados y alineados dando la impresión de haberse edificado probablemente a finales del XI o inicios del XII sobre un enclave defensivo cronológicamente anterior. El templo es de nave única, orientado, con su cabecera ligeramente desviada en dirección sureste. Como consecuencia de un derrumbe de la nave se levantó un muro a ras del presbiterio en fechas muy tardías, dotándolo de una pequeña puerta de medio punto (Imagen 10). El nuevo espacio litúrgico así creado, compuesto exclusivamente por la cabecera de la nave es sumamente reducido y difícil de recoger en imagen única.

6NAVE HACIA LA CABECERA. MURO MODERNO DE CIERRE7VISTA DESDE EL SUROESTE8VENTANAL EN MURO NORTE DESDE EL INTERIOR9RESTOS DEL MURO NORTE CON VENTANAL Y SILUETA DE LA PORTADA DESAPARECIDA

El cilindro absidal posee dos ventanales. Aspillerado el de nuestra izquierda y de doble derrama el segundo que centra la cabecera mientras que el otro está situado atípicamente al norte dada la situación del templo. Ambos poseen medio punto monolítico. El septentrional posee un tímpano y su vano exterior es aspillerado (Imágenes 11a 14). El ábside cubre por medio de bóveda de cuarto de esfera separada del cilindro absidal por imposta biselada que se continua por el presbiterio. A pesar del muro que "redujo" la nave, la bóveda de medio punto que cubría el presbiterio, también dió con sus sillares en tierra. No hay marcas de cantería y es destacable la existencia de sillares aislados tallados en caliza que con su tono blanquecino dan un curioso matiz al cilindro absidal (Imagen 11). Al exterior, su ventanal central queda a ras del terreno. Son visibles mechinales edificativos. Remata en alto por medio de cornisa biselada como única "decoración" (Imagen 4).

10MURO DE CIERRE MODERNO DESDE EL INTERIOR DE LA CABECERA11CABECERA AL INTERIOR12PRESBITERIO NORTE Y CABECERA13VENTAQNAL ABSIDIAL DEL LADO NORTE

A poniente del muro moderno permanecen parte de los paramentos verticales de la nave. En el lado norte, parcialmente oculto, hay un ventanal adintelado al interior y de medio punto de hechura arcaica al exterior (Imágenes 8 y 9). En el lugar en que se interrumpe el muro se aprecia que hubo portada abierta al norte (Imagen 9). Dado lo exiguo de la plataforma norte (que no permite caminar por ella sin serio riesgo) es de suponer que la puerta abriera en altura con elementos de acceso removibles al más puro estilo defensivo como intuyo debió de ser en origen (Similar hechura se puede encontrar en la iglesia de Los Santos de Adahuesca, próxima a Radiquero.

14CILINDRO ABSIDIAL

A poniente del templo-fortaleza, la pequeña plataforma que hay bajo la roca se halla compartimentada en varios espacios, probablemente corrales (Imagen 2). Una vez al año se realiza romería desde el pueblo utilizando estos reductos bajo la roca como lugar de comida campestre. El acceso al interior del templo así como a la cabecera se ha de efectuar rodeándolo por su lado norte y trepando por ladera a poniente del templo. Un estrecho paso entre el muro sur y la roca permite acceder a una mínima plataforma ante el cilindro absidal. He de resaltar que el entorno ha sido acondicionado, limpiado de bojes y maleza, lo que facilita en parte la contemplación y fotografía del templo, así como su no fácil recorrido

Visitando este lugar, se da uno cuenta de la gran similitud existente entre este tipo de lugares rupestres, cuyo mayor exponente es el monasterio de San Juan de la Peña. Debieron tener similar origen en una época en que tras la crisis de Roma surgieron movimientos migratorios desde el llano hacia los bosques. Sociedad pastoril, por cuanto que era más fácil cambiar de ubicación si las posesiones eran móviles (ganado). Pastores, eremitas y santos de ese origen: San Voto, San Úrbez, san Caprasio configuraron el amanecer de un reino, según ideas de Domingo Buesa.

-CAPELLA - ERMITA DE SAN MARTÍN DE LA SIERRA - ACTUALIZACIÓN. IX-2016-

 

15CILINDRO ABSIDIAL16CABECERA AL INTERIOR

Ya he comentado antes que el lugar es espectacular y en absoluto se trata de una exageración. Hay que ir allí y comprobarlo. Al poco de pasar el último poste indicador (que hacia nuestra izquierda encamina a La Canal y siguiendo recto a San Martín) alcanzamos una pequeña zona amesetada donde a la izquierda surge un senderito bien amojonado que lleva en 100 metros a la ermita de Santa Eulalia, Pues bien, al poco de rebasar este punto el enclave fortificado se nos manifiesta en todo su esplendor, engastado en y sobre la roca que le sirve de abrigo surgiendo de entre la vegetación como si se tratase de un paisaje de cuento medieval (Imágenes 15 y 18). El plano aproximado que he dibujado a partir de las fotografías nos permite hacer una idea del conjunto advirtiendo que la iglesia se edificó en un momento posterior aprovechando estructuras preexistentes, como el muro de la fortificación que hace las veces de muro sur del templo y que al exterior es de sillarejo y guarda vestigios de la fortaleza mientras que al interior se "forró" con sillares mejor trabajados (Imagen 16). Comparando las imágenes 17 a 20 de "antes y después" es posible apreciar la intensa actuación que aquí se ha llevado a cabo Como orientación a las dimensiones del conjunto diré que la longitud total de la iglesia es de unos 16 metros siendo su anchura de 6, según medidas tomadas desde el interior.

17CABECERA AL INTERIOR18MURO DE CIERRE MODERNO DESDE EL INTERIOR DE LA CABECERA

19VENTAQNAL ABSIDIAL DEL LADO NORTE20PRESBITERIO NORTE Y CABECERA

La fortaleza inicial que constituyó la base de este conjunto religioso militar se amoldó a la pequeña plataforma rocosa y a las peñas que se alzan por delante de la misma El contorno del muro de cierre que vemos al aproximarnos se compone de tres lienzos sucesivos con pequeñas angulaciones una poco a la derecha del arco que salta entre las dos rocas de nuestra izquierda y la segunda a nivel del presbiterio de la iglesia. Esta segunda angulación condiciona el escorzo que muestra la iglesia en planta así como su irregularidad como consecuencia de haberse adaptado a lo preexistente (Imágenes 19 a 21). La fortaleza se edificó con sencillo sillarejo bien aparejado y su técnica edificativa guarda semejanza con otros castillos del Altoaragón (Laguarres, La Puebla de Castro, Arcusa, Morcat, o Sibirana). Una vez se ha eliminado la vegetación que cubría y enmascaraba la superficie de los lienzos de la fortaleza, se puede advertir, además de su aparejo, los vanos en ellos existentes. En la imagen 21, en altura vemos una sucesión de vanos adintelados y en las imágenes 23 y 24 correspondientes al ángulo noroeste de la fortaleza, otro vano aspillerado que se corresponde con el muro norte de los pies de la iglesia cuya bancada perimetral fue rebajada para que siguiese operativo (ver pagina siguiente) así como el perfil de un vano de mayor amplitud, cegado poco por encima y a la izquierda de la aspillera. En la base del muro, asentado en la roca, hay un pequeño arco de medio punto dovelado (Imagen 24) que por su tamaño parece ser estructural. Perpendicular a este muro, en el ángulo de la fortaleza resta el arranque de otro muro perpendicular a ese lienzo, que debió de guardar relación con una estructura situada por delante de la zona de la nave justo tras el muro moderno de separación entre ésta y la cabecera. En tomas ortogonales desde el vano de la nave de la iglesia pueden verse escasos vestigios de lo que parece el arranque de una estructura acaso torreada (Imagen 23a). Revisando imágenes antiguas tengo la sensación de que se ha eliminado buena parte de esta estructura que permanecía semioculta por la vegetación y que debió de constituir al acceso principal al conjunto.

21MURO DE CIERRE MODERNO DESDE EL INTERIOR DE LA CABECERA22CABECERA AL INTERIOR23PRESBITERIO NORTE Y CABECERA

23aCABECERA AL INTERIOR24VENTAQNAL ABSIDIAL DEL LADO NORTE25MURO DE CIERRE MODERNO DESDE EL INTERIOR DE LA CABECERA

Las imágenes 24/25 y 27/28 son buena muestra del "antes y el después". En la imagen 26 podemos ver el acceso occidental al templo y en la 29 el resto del muro vertical que mencionaba con anterioridad, en toma fotográfica desde el oeste. Es muy interesante la imagen 30 en la que la vegetación ya no oculta la mayor parte de esos lienzos, aunque persiste hiedra seca en altura. Podemos ver a la izquierda -entre la hiedra seca- el vano aspillerado del lado norte del ábside. A su derecha y un poco más abajo otro vano de medio punto dovelado, original de la fortaleza que ha quedado cegado al edificarse el templo. Lo mismo le ocurre al situado en altura a la derecha, condenado por el muro de separación entre cabecera y nave. Un poco más abajo hay otro vano que si ha permanecido funcional, pero con la característica que veremos en otros más de que al exterior, en su porción original, está edificado con sillarejo mientras que al interior al edificar el templo se acabó con sillares mejor escuadrados. Todo ello, como ya he señalado con anterioridad, son indicios de que en origen la construcción fue una fortaleza edificada en sillarejo sobre la cual se alzó el templo románico edificado con piedra sillar. No ha de extrañar este hecho en una tierra en la que Loarre es el paradigma a la hora de injertar un templo románico sobre una fortaleza previa.

26CABECERA AL INTERIOR27CABECERA AL INTERIOR28CABECERA AL INTERIOR29CABECERA AL INTERIOR

30CABECERA AL INTERIOR


 

Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas