LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 

-IRACHETA. HÓRREO-



UTM 30T 619080 4721617 700 m.

NAVARRA

VER MAPA INTERACTIVO


1

Situado al sur de Pamplona bajo las sierras de Alaitz e Izco, la Valdorba es un enclave natural de gran belleza. Próximo a grandes vías de comunicación e importantes ciudades como Tafalla, Olite, o la propia Pamplona; pero cuando nos adentramos por sus carreteras estrechas y recalamos en sus pequeños pueblos, la sensación es de dar un salto atrás hacia la época medieval. Monumentos emblemáticos e imprescindibles de conocer como son la ermita del Cristo de Catalaín, la de Echano con toda la simbología de su portada o el propio hórreo de Iracheta son lo más destacado; pero no lo único de la zona. Gracias al empeño de buena gente amante de su tierra como A. Ortega, o como el resto de socios fundadores de "Amigos del Románico" (David de la Garma, Juan Antonio Olañeta y Jaime Cobreros) que el pasado 12 de marzo de 2005 se constituyeron formalmente en la citada ermita del Cristo en Garínoain nos han motivado a muchos otros en la inquietud por visitar, conocer y divulgar sus valores.

234

Hasta hoy la mayoría de los monumentos románicos que había fotografiado han sido de índole religiosa o militar o en ocasiones la suma de ambos, pues en Aragón los conjuntos religioso-militares son frecuentes por coincidir en el tiempo la reconquista del solar y la formación del reino. También obras civiles como son los puentes, al servicio de esa extensión. Pero edificios de carácter civil no había tenido la ocasión de ver. Ello en parte se debe al hecho lógico de que las edificaciones de ese momento cultural se realizaron en su mayor parte a base de madera, barro, paja, mampostería... Es decir a base de materiales perecederos que con el tiempo propiciaron su ruina y desaparición. Por ello se nos transmite la falsa sensación de que los únicos edificios existentes eran las iglesias o las fortalezas. Más de una vez hallamos las ruinas de un templo en descampado, sin otras edificaciones en su entorno. Ello se debe a que era la única edificada en piedra y hecha para perdurar. El resto simplemente desaparecieron.

567

En la plaza mayor de Iracheta (En euskera = "Sitio de duendes"), al sur de su parroquial se halla la excepción a lo apuntado. Un bello hórreo. El más antiguo de su función en España. A este lugar situado en la margen derecha del río Leoz a unos 20 km al sureste de Pamplona se accede por la carretera Pamplona-Tafalla desviándonos hacia el este en Garínoain en dirección a Leoz. El hórreo mide aproximadamente 9,20 x 7,60 metros. Su planta exterior cubre alrededor de 69 metros cuadrados. Está edificado en sillarejo desbastado a maza a excepción de las esquinas donde hay sillares de mayor tamaño, bien escuadrados y trabajados a buril. También son de cuidada hechura las dovelas que componen sus diez arcos de medio punto así como las de la portada abierta en altura a septentrión.

8910

La zona inferior del mismo lo conforman los diez citados arcos de medio punto, que apean en recias pilastras de sección cuadrada compuestas por sillares de gran tamaño colocados a rompejuntas. Las pilastras se elevan sobre podios de diferente altura formados por losas y sillarejo. Los medios puntos de los arcos se conforman a base de catorce o quince dovelas de buena hechura que alcanzan toda la profundidad del muro. Un dato interesante es que no hay dovela clave manifiesta. A la altura del apeo de los arcos en las pilastras, grandes losas a modo de imposta sobresaliente unos 8 o 10 cm forman una especie de línea horizontal bella en lo estético y defensiva en lo funcional ante los posibles roedores que trataran de asaltar el grano almacenado.

Al interior otras dos pilastras de la misma hechura, contribuyen a sustentar un gran larguero formado por tres troncos consecutivos cuyas uniones escalonadas en ángulo de 90 grados se realizan en el centro de las pilastras. En sus extremos, el larguero apea en sendas ménsulas sobresalientes del interior del muro a nivel de la enjuta de sus arcos. Sobre el recio larguero, tablazón que en el muro apea en retranqueo del mismo, tangente al extradós de los arcos en sus lados largos y un poco por encima de los laterales, que aparentan ser algo rebajados en relación con los tres pares de los lados norte y sur.

Mechinales en sus muros denotan una forma de edificación que en unión con los sillarejos, recuerdan el modo de hacer de los lombardos. En el lado norte se abre el vano de acceso. De medio punto dovelado se alza sobre el arco central. Su hechura es menos arcaica que la de aquéllos. Dos ménsulas sustentan un madero en el que apea la plataforma de madera que desde la compacta escalinata de piedra situada frente a ella permite la entrada.

Al interior, estancia sencilla, cubierta por tejado a dos aguas y enlosada con grandes lajas de piedra. Hay tres vanos aspillerados y derramados al exterior. Dos en altura en los lados cortos, de ventilación, y otro más bajo a levante de la puerta, probablemente de vigilancia. Sencillas ménsulas del estilo de las vistas sustentando el larguero, reciben la cornisa. Su estilo tampoco es tan arcaico como el del arranque de la obra.

En definitiva una deliciosa obra , que yo estimo contemporánea a la cronología del lugar y de la repoblación medieval del valle, por cuanto que su hechura es idéntica a la que aún puede contemplarse en el puente del antiguo camino de acceso y a la de lo restante de los muros del templo primitivo, como a continuación veremos.


 

Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas