LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 


-CORÇÁ. ERMITA DE LA MARE DE DEU DE LA PERTUSA-



UTM 31T 307247 4657361 680 m

(LÉRIDA)


1

La ermita de La Mare de Deu de la Pertusa se halla situada en un paraje absolutamente espectacular. Enriscada sobre un estrato que se ha verticalizado como una espadaña, domina desde su altura el curso -hoy embalsado-del río Noguera Ribagorzana, límite actual entre dos comunidades (Aragón y Cataluña) que otrora formaron parte de una sola entidad: La Corona de Aragón.

Este conjunto es similar en aspecto y función a otros muy próximos ya mostrados en este sitio web. Me refiero a los lugares asimismo espectaculares de Montfalcó y Finestras.

Para llegar hasta aquí hay que ir hasta Balaguer y luego circular en dirección norte hacia Àger. Desde aquí a Corçá y luego por pista asfaltada que en cerca de dos kilómetros nos deja al pie del estrato en el que se alza la ermita. Hay que dejar allí el coche y caminar por un senderito que discurre por el lado norte del estrato rocoso, primero en descenso para luego ascender hasta el nivel de la ermita. Sin ser un recorrido difícil si que es de los que te hacen caminar con los cinco sentidos. Si la roca está húmeda, mejor esperar al buen tiempo. Son apenas trescientos metros; pero "interesantes".

2345

Este enclave está documentado bajo el nombre de "Pertusa" al menos desde 1162 en que Alejandro III lo cita así en una bula. Antes parece ser que el sitio se conocía como Espadella, palabra derivada de Spa-tella, citado en la donación a la abadía de Àger hecha por Arnau Mir de Tost en 1060 que se refiere al mismo como "rupem castellum nomine Spa-tella".

Y es que además de templo hubo castillo, componiendo uno más de los numerosos conjuntos religioso-militares en los que no faltaban la iglesia castrense y la fortificación, siendo muy variable el tamaño de ambas. En este caso, el resto de la torre-castillo podemos apreciarlo a mitad de camino, adosado a un saliente rocoso y mostrando tanto líneas rectas en uno de sus ángulos como un perfil redondeado en el opuesto (Imágenes 6 y 17). Lo que resta es tan solo la base de la torre. Posee un vano aspillerado muy sencillo en el lienzo libre (este). No hay vestigio de puerta dado que como es habitual estaría en altura. Colocando el cursor sobre la imagen activa 6, se destaca el resto de la torre-castillo.

6

7

El templo es de nave única, orientado y rematado en ábside cilíndrico al este. Sus hechuras nos indican varias fases edificativas. Una más tosca, de la segunda mitad del XI y otra posterior, probablemente debida a la ruina del templo, de la primera mitad del XII. Sillares toscos apenas trabajados en el primer periodo y algo mejor en los últimos, aun cuando no se han tallado de modo perfecto, ni poseen marcas de cantería.

El doble diámetro del cilindro absidal también habla en este sentido.

8

El cilindro absidal posee un vano que lo centra. Es de doble derrama y su medio punto está compuesto por una pieza monolítica (Imágenes 9 a 12). Otros dos vanos abren en la zona anterior de cada uno de los muros del templo. En el muro de poniente has señales de una portada cegada. La principal abre a mitad del muro norte (Imágenes 13 y 15).

9

101112

Cubren con lajas de pizarra tanto la cabecera como la nave. Hay mechinales edificativos por la cabecera y por la nave.

En fin, templo sencillo de hechuras, con historia a sus espaldas Pero que no sería sino uno más de no ser por su espectacular emplazamiento. Esa circunstancia lo hace incomparable.

13141516

El dato negativo del templo es el hecho de que esté cerrado con llave. Otros de semejante hechura, y de difícil acceso, como Samitier, Chiriveta o Montfalcó son visitables al interior con tan sollo descorrer el cerrojo de la puerta.

Tras recorrer un camino difícil, llegar y encontrar la puerta cerrada es una lamentable circunstancia. No se lo que se pueda guardar de valor en el lugar. Pero si se que por su aislamiento, la puerta solo impide el paso a quienes tenemos interés en su arquitectura interior. Si se "interesan" por el edificio los "amigos de lo ajeno", no encontrarán ninguna dificultad en acceder al interior.

17


Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas