LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 

-SANTIAGO DE COMPOSTELA: CATEDRAL- (Cont.)-



UTM 29T 537356 4747881 260 m

(LA CORUÑA)

VER MAPA INTERACTIVO



El Pórtico de la Gloria de la catedral de Santiago de Compostela es sin lugar a dudas uno de sus elementos más conocidos y celebrados a pesar de no formar parte del programa inicial del templo románico que Diego Peláez concibiese en tiempos de Alfonso VI y que el Maestro Bernardo el Viejo comenzase a hacer realidad en 1075.

A pesar de desavenencias y relevos en la dirección de la obra así como en los consecuentes cambios de Maestros, el proyecto inicial de Peláez, integral para la consecución del templo, fue respetado por los que le sucedieron. Pero no en toda su extensión, ya que en origen la basílica debía de contar con tres portadas principales: una en el extremo de cada transepto (Puerta Francígena y Puerta de Platerías o del Obispo) y otra, magnífica en el hastial de poniente mostrando la Transfiguración de Cristo y su Gloria a los peregrinos que de todo el mundo habían de llegar a Santiago.

Esta portada occidental, se diseñó, como todo el templo y se esculpieron sus mármoles magníficos (algunos podemos disfrutarlos recolocados en el "escaparate de arte románico" que es Platerías); pero no llegó a edificarse.

1

Recientemente (julio de 2009 en los Cursos de Verano de la Universidad de zaragoza en Jaca) he escuchado al profesor Bango Torviso señalar que en Santiago, con la nave sin acabar de edificar, existió un serio problema estructural consecuente a la inclinación del terreno desde la cabecera hacia los pies del templo que hacía temer por su ruina. De este modo, la tarea asignada a Mateo en 1168 -más arquitecto que escultor románico- sería la de frenar el proceso de ruina del templo y lo hizo erigiendo un espectacular contrafuerte a poniente consistente en cripta, pórtico y torres que junto a los últimos tramos de la nave, "clavaban" los pies del templo deteniendo el empuje de la obra hecha propiciado por el notale desnivel del terreno.

Solo desde esa perspectiva es lícito perdonar a Mateo por privarnos de la portada de la Transfiguración de Cristo. Quizá él también, consciente de ello, se representase en la figura del "Santo das croques" esculpido tras el parteluz, mirando al Santo Patrón e implorando su perdón.

Lo cierto es que, siguiendo a Cobreros, entiendo que la gran obra escultórica de Mateo en este Pórtico es sin duda un necesario añadido gotizante a la obra románica original, magnífica en lo descriptivo; pero plana en lo simbólico "Triste gloria la de quien comienza a banalizar el arte interponiéndose con su interpretación personal entre el Creador y lo creado" (J. Cobreros).

2

En mis vistas a Santiago en el verano de 2009, el Pórtico de la Gloria se halla "secuestrado" tras una estructura de andamios que con la excusa de plantear análisis de la situación y medidas para frenar su deterioro está siendo fuente de vivas polémicas y controversias. Una fundación ha asumido el proyecto, que de momento nos ha ocultado el pórtico y al parecer durante largo periodo que incluirá el próximo año jacobeo.

La visita desde la estructura añadida está gestionada por la mencionada fundación. Gracias a la inestimable ayuda del jesuita D. José López Calo erudito musicólogo y figura indispensable en la recreación de los instrumentos musicales que portan los ancianos de esta portada y amigo de mis amigos en la catedral de Huesca, pude acceder y tomar algunas imágenes desde los andamios. Desde aquí, mi gratitud.

345

Como imagen de conjunto, en cabecera, y dada la imposibilidad actual de foto en perspectiva, muestro el dibujo de E. Mayer que el profesor Yzquierdo Perrín muestra en su artículo "Intervención del Maestro Mateo en Santiago de Compostela" publicado en el número 4 -junio 2007- de la revista "Románico" editada por la Asociación de Amigos del Románico.

En el citado artículo, transcribe la inscripción epigráfica de los intradoses de sus dinteles: "En el año de la Encarnación del Señor de 1188, de la era 1126, en el día de las calendas de abril, los dinteles de los pórticos principales de la iglesia de Santiago fueron colocados por el maestro Mateo, que ejecutó las obras desde los fundamentos de estos mismos portales"

678910

En este pórtico diseñado por Mateo y ejecutado por diversos maestros escultores de su taller, se trató de mostrar una visión del mundo tal como era entendido en la época medieval.

En el arco central, sobre columna que contiene el árbol de Jesé o de la genealogía de Cristo (primera vez que se labra el tema en España) encontramos a Santiago, el más cercano a Cristo que rodeado de evangelistas, ángeles y músicos se muestra en la gloria de la segunda venida al mundo en el momento del Juicio Final. Apóstoles, profetas, personajes bíblicos, monstruos, condenados.. desde columnas y arquivoltas logran el fin perseguido con esta espectacular obra: asombrar al peregrino que hasta aquí llega.

11

El tratamiento naturalista dado a las esculturas de este pórtico hace que rompa con el espíritu románico del templo a pesar de su espectacularidad e integración arquitectónica en el mismo, logros del genial arquitecto que fue Mateo.

Sin embargo, la supuesta espiritualidad reflejada por Rosalía de Castro en el "falan quedo" no traduce sino la despreocupación y la artificiosa naturalidad de una bien lograda colección de figuras que no tienen nada que decir en el campo de la simbología románica.


ATRÁS


Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas