LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 

-ZAMORA. CATEDRAL DEL SALVADOR-



UTM 30T 270381 4599191 518 m.

(ZAMORA)

VER MAPA INTERACTIVO


1PUENTE ROMANICO SOBRE EL DUERO

Zamora es un lujo para los amantes del arte románico. Sus aproximadamente veinte templos construidos en este estilo, de los que más de la mitad conservan la mayor parte de su estructura, la convierten en lugar de referencia para este momento histórico. Su historia está ligada a la estratégica situación en que asienta. Un promontorio rocoso dominando el curso del gran río Duero. Vacceos primero y Roma más tarde asentaron en el. Mansio en la "Vía de la Plata" (Mérida-Astorga-Zaragoza) conocida como Ocellum Duri. Con posterioridad los visigodos en el VI la conocen como Semure. En época medieval fue repoblada por Fernando I. Su hija, Doña Urraca llegó a ser reina de la ciudad. Sancho II en 1072 intentó su toma durante más de siete meses sin lograrlo ("no se ganó Zamora en una hora") muriendo a manos de Bellido Dolfos quien perseguido por el Cid, huyó por el "portillo de la traición". La mayor parte de sus templos románicos datan del del siglo XII.

Visité la ciudad mediado Agosto de 2005 con la inestimable compañía de sus buenos conocedores Laura y Alberto. Y he de reconocer que a media tarde hube de rendirme. No podía seguir visitando monumentos románicos. Hay tanto que ver, es tanta la historia condensada en un relativamente pequeño espacio que supera la capacidad de procesar todo cuanto ves. Y luego está la gastronomía zamorana. Densa como su historia, y siempre "cargada de pimentón". A pesar de todo algunos de sus monumentos más importantes posaron para mi cámara y agradecido, comparto con todos los "locos del románico" los detalles que más me agradaron. Una última recomendación: a Zamora no se puede ir a visitarla en un día. Hay que ser generoso con el tiempo.

2VISTA DE CONJUNTO DEL TEMPLO DESDE PONIENTE

La catedral de Zamora se edificó en la década central del siglo XII, iniciándose en 1151. Fue consagrada en 1174. Fueron sus valedores Alfonso VII y su hermana Doña Sancha. El templo original fue un magnífico edificio de tres naves rematadas en sendos ábsides hoy desaparecidos. Podemos imaginar cómo fueron viendo los de la colegiata de Toro inspirada en este templo. Sucesivas modificaciones han desvirtuado grandemente su aspecto. Una vez más se cumple que en las ciudades donde hubo "posibles" en forma de riqueza e inquietud por los movimientos artísticos, estas antiguas obras raramente han sido capaces de llegar a nuestra época tal como se diseñaron. Quedan, sin embargo, un buen número de zonas del edificio con el suficiente peso específico como para poder valorarla con justicia.

3TORRE-FORTALEZA

La torre-fortaleza se adosa al ángulo noroeste del templo. Edificada tardíamente ya en el siglos XIII, se siguieron empleando en la misma los estilos edificativos del románico aun cuando ya el gótico comenzaba a surgir. Es maciza y poco esbelta. Pero sus cincuenta metros la convierten en lo que realmente fue: un donjon donde poder refugiarse el cabildo en caso de necesidad. Los tres últimos cuerpos lucen vanos de medio punto en número progresivamente ascendente para aligerar el peso de la estructura (Imágenes 2 y 3).

4TORRE-FORTALEZA5NAVE CENTRAL Y CIMBORRIO DESDE PONIENTE

Pero sin lugar a dudas el elemento emblemático del templo, felizmente conservado, es su cimborrio. Levantado por medio de pechinas sobre el cruce de la nave central y la nave transepto, aúna su función de linterna con una estética desconocida hasta ese momento en estas tierras. Influencias borgoñonas y bizantinas en los arquitectos que la erigieron desembocaron en esta bella obra, modelo para otras del entorno (de nuevo, Toro, copia el modelo en su colegiata). Cuatro torrecillas angulares apuntalan su estructura, al igual que lo hacen otros tantos frontones rematados en elevados triángulos entre cada una de ellas. Columnas, arquillos ciegos, capiteles y escamas en su cubrición, forman un todo especial e inolvidable.


 

Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas