LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 


EL ROMÁNICO
   

5.- EL TEMPLO ROMÁNICO

A) - Generalidades


a-4) Arquitectura

5-b) Bóveda de cañón.-

Las bóvedas que veremos con más frecuencia en los templos románicos serán de medio cañón y se definen como "las originada por el desplazamiento de un arco de medio punto a lo largo de un eje longitudinal".

En los grandes templos de peregrinación como es el caso de San Isidoro de León -bajo estas líneas- lo habitual era contarrestar el empuje de la nave central con sendas naves laterales. Estas se afianzan con una sucesión de bóvedas de arista reservando la de medio cañón para lo alto de la nave central, coronando los muros articulados que permitieron a sus creadores llegar más alto a base del aparente contrasentido de debilitarlos con vanos. Y arriba, en lo alto, la bóveda de medio cañón, segmentada por necesidades prácticas derivadas del sucesivo uso de la cimbra creando tramos. Todo ello con el añadido de los fajones-tapajuntas que le aportan un bello ritmo a la vez que ocultan los inestéticos encuentros de obra. Hay que recordar que desde el punto de vista estructural, los arcos fajones no son necesarios dado que la bóveda es autoportante.

SAN ISIDORO DE LEÓN

Cuando los templos no son de grandes dimensiones es factible hacer la bóveda de la nave con un solo tramo. Y entonces no se necesitan fajones que la dividan. Es el caso -abajo a izquierda- de la ermita de San Babil, cercana a Puente la Reina de Jaca en Huesca. A su lado otro ejemplo de bóveda realizada en sucesivas etapas de cimbrado, con fajones. Corresponde al monasterio oscense de Alaón en Sopeira.

SAN BABIL DE PUENTE LA REINA - HUESCAALAÓN -HUESCA

Muchas veces he meditado en el delicado momento de la retirada de la cimbra. Imaginemos que aquellos constructores ya han acabado de colocar todas las dovelas correspondientes a un tramo de bóveda, las han unificado a base de extender sobre el extradós recién creado mortero de cal. Y tras un tiempo adecuado de fraguado han de retirar la cimbra que hasta entonces sustentaba al recién concluido tramo. El hecho requiere confianza absoluta en que la obra fue bien diseñada y ejecutada y que aguantará. Pero seguro que habría un momento de cierta tensión e inquietud en el cual quizá el constructor se estuviese jugando algo más que su obra.

SAN UAN DE BESIANS - HUESCA

Las dovelas crujen y asientan y los arcos de la bóveda se consolidan. En ocasiones puede haber resultados inesperados, como en San Juan de Besians, arriba, con esa deformidad de su cabecera... Pero el conjunto sigue trabajando y esta vez permanece en pie la obra.

MUES -NAVARRAVALORIA DEL ALCOR - PALENCIA

Con el paso del tiempo se ensayan nuevas formas de hacer en las bóvedas. Por ejemplo, en Mués (Navarra) -arriba a izquierda- en donde los fajones-tapajuntas ya se hacen apear sobre ménsulas sobresalientes de la imposta, estilo que generalizará el Cister liberando de adornos superfluos a los muros del templo.

Otro "matiz" que hallamos en fases avanzadas del románico -finales del XII o principios del XIII- es el empleo de bóvedas de medio cañón apuntado Básicamente son muy similares a las de medo punto. Pero añaden un par de hechos ventajosos. Uno es el no depender de la anchura de la nave que en las bóvedas de medio punto obliga a edificar con la medida fija de su radio. Otro es el derivado del ataque más vertical de las cargas de la bóveda sobre el muro, lo que reduce la fuerza de desplazamiento lateral externo aplicada sobre el mismo y por tanto, aumenta su estabilidad.

AIBAR (NAVARRA)

Una variación poco extendida de la bóveda de medio cañón, es reducir su perfil a la mitad. Es decir, fabricar una bóveda de cuarto de cañón. Al menos sobre el papel la sensación es que debe "apuntalar" mejor a los muros laterales de la nave central como si de arbotantes se tratase. Pero el hecho de que su uso no se generalizase hace dudar de sus teóricas ventajas. Sobre estas líneas, a la izquierda el ejemplo de Aibar (Navarra), y al lado, Salardú (Lérida). Ambas corresponden a la vista general de la embocadura de las naves desde el lado norte del transepto.



Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas